Overblog Seguir este blog
Edit page Administration Create my blog
/ / /



Por Diego Orlando Bernal Sánchez*

El primer obstáculo para adelantar trabajos de investigación, estudio o lectura se encuentra en la poca  o nula motivación, al momento de emprender alguna de estas actividades. La sociedad se presenta fragmentada, con una marcada polarización social, generando un tipo de ciudadano que “explica” su situación a partir de la creación de mitos. En esta forma construye soluciones que le permiten superar la marginación o la frustración que enfrenta. Esta situación tiene su origen, principalmente, en la desesperanza que marcha de la mano del sometimiento mediante relaciones desiguales, lo que indica que el contexto es de ausencia de justicia social.  

Las justificación permite explicar toda reacción a la desesperanza, es el medio con el que se marca la reacción del angustiado, del desesperado o del  desesperanzado usando adjetivos que justifican todo. La desesperanza puede conducir al rompimiento de paradigmas sociales, acciones que pueden ser instintivas o voluntarias, por esta razón es que se tildan a las personas que trascienden todo paradigma social como desadaptados, irreverentes, o seres inmersos en la postmodernidad, pero no se debe olvidar que “explicar” las actitudes frente a la vida es una forma de negar su origen, el mayor despojo es la abolición del derecho a creer, a vivir por utopías, anhelando la posibilidad de un mundo mejor. En este sentido la angustia de no contar con la esperanza en un futuro mejor, donde el esfuerzo del presente permita un mejor nivel de vida, hace que se pierda interés en lo que se interpreta como trabajo. Por esto se pierde la motivación para investigar; para leer; para estudiar, en ese sentido surge el reto para los habitantes del mundo de la desesperanza, quienes deben romper el paradigma imperante aboliendo el pensamiento unidimensional, como un paso necesario para lograr el cambio de actitud frente a la vida.

Un problema visto en forma objetiva, es decir, teniendo claro su origen, desarrolla la motivación para encontrar la solución. Interpretar el problema en forma diferente a la tradicional es una nueva  situación que exige desarrollar un pensamiento abierto a diferentes horizontes. Esta apertura conceptual motiva la investigación, aportando en la formación de principios y valores. La gran mayoría de los miembros de la sociedad  viven en la desgracia constante, donde el sufrimiento inmediato por no tener la posibilidad de soñar, de elaborar un  proyecto o un fin para sus vidas los condena a sentir que la suerte es adversa, llevándolos a perder todo, incluso su capacidad de soñar, en esta forma surgen los vacíos en la vida de la persona, los que intenta llenar con adicciones. Las adicciones empiezan a gobernar la vida del sujeto, se  manifiestan como una afición desmedida, patológica, sin límites al sexo, las drogas, el tabaco,  el alcohol, el juego etc. En la sociedad se encuentra la adicción al consumismo desmedido, el mundo se sumerge en el consumismo, convirtiendo al sujeto en un eslabón más de tan nefasta cadena. 

 

La forma de interpretar la vida, más aún cuando se piensa en crear empresa, debe ser amplia, pero objetiva, en esta  forma se encuentra el punto de equilibrio que permite vivenciar los valores como el fundamento esencial en las relaciones interpersonales. La crisis de valores, la decadencia de la moral se alimenta de la creencia en los caminos fáciles o los resultados sin mayor esfuerzo,  recordemos que el camino a la estupidez se encuentra pavimentado de buenas intenciones, lo que nos exige estar atentos a nuestras acciones para tener claridad sobre el objetivo que perseguimos. La desesperanza no es ajena a nuestra situación actual, el mundo con su globalización intenta la homologación, nuestro papel es reconocernos como sujetos actuantes, exigir y dar respeto y cultivar nuestra individualidad, pero con calidad y sentido de justicia social.

 

El motor que activa la motivación esta en nosotros, no en los factores externos, jamás se debe poner nuestra felicidad en manos ajenas, esto sucede cuando se teme a la libertad de actuar, de decidir y de ser, por eso debemos buscar la felicidad en nuestras acciones, las cuales deben conducir a nuestros objetivos, pero basados en el respeto. La pregunta es que tanto respeto nos damos y si ese grado de respeto permite que estemos viviendo en forma edificante nuestra individualidad.  El gran problema es la masificación mediante la homologación, a esto se debe responder como lo hicieron en mayo del 68 al decir los estudiantes que “seamos realistas… pidamos lo imposible” hoy debemos decir seamos realistas… aventurémonos a soñar y realizar.

* El autor es abogado de la Universidad Nacional, con especialización en Filosofía del Derecho y Teoría Jurídica de la Universidad Libre, actual director Cultural de la Samsara Fundación Ecológica Cultural, contactos en fundacionsamsara @hotmail.com.

Hablamos de “explicar” ya que los fenómenos sociales se deben interpretar. La explicación es para los fenómenos de la naturaleza mientras que la creación humana se debe interpretar. H. G. Gadamer en su libro Verdad y Método establece que “No hay hechos, solo interpretaciones”.

Borys Cyrulnik ilustra como en la actualidad la depresión es el más grave problema que ataca a la sociedad. El texto completo de la entrevista titulada las llaves de la felicidad lo encontramos en Revista Praxis Filosófica Universidad del Valle, Nº 15, Diciembre de 2002, pág. 121 a 138.

Compartir esta página

Repost 0
Published by

Samsara Fundacion

  • : El blog de LA FUNDACION SAMSARA
  • El blog de LA FUNDACION SAMSARA
  • : ARTE Y CULTURA AL SERVICIO DEL PLANETA
  • Contacto

Enlaces