Overblog Seguir este blog
Edit post Administration Create my blog
23 agosto 2017 3 23 /08 /agosto /2017 02:28

Reflexiones finales

La norma establece que el litis consorcio necesario se debe estructurar en forma obligatoria, tal como indica el artículo 61 del C. G. P. Este imperativo busca proteger la disposición de los derechos que pueda llegar a hacer cualquier integrante del mismo, por ello es que las consecuencias derivadas del rompimiento de esta clase de litis consorcio, se deben asimilar al desistimiento de la demanda, pues siendo un deber legal para las partes, integrar esta clase de litis consorcio, en la misma forma, se generan consecuencias jurídicas, que afectan a todos, en el momento de desintegrarlo.

Lo anterior indica que si uno de los integrantes del litis consorcio necesario decide marginarse del proceso, al manifestar su decisión, el juez debe poner en conocimiento de las demás personas que integran esta clase de litis consorcio, la decisión de quien busca marginarse del proceso, quienes deben aceptar o rechazar la petición. En el caso que guarden silencio o acepten la marginación de uno de los integrantes, esa manifestación se debe considerar un desistimiento de la demanda y de las pretensiones, por lo que se debe terminar el proceso, profiriéndose un auto que se asimila en sus efectos a una sentencia absolutoria, tal como lo dispone el artículo 314 del C. G. P.

Al aceptar la desintegración del litis consorcio necesario, debido al  retiro de uno de sus integrantes, es imposible que se revierta este hecho, ya que el mismo genera las consecuencias jurídicas que debe soportar la parte que ha tomado esa determinación, obrar en forma diferente puede generar inseguridad jurídica, al igual que sería causal de nulidad.

 

Bibliografía

Bringas, R. P. (2017). Litisconsorcio e Intervención de Terceros en el Proceso Civil: Buscando una Nueva Aproximación. . IUS ET VERITAS, 24(52), 298-315.

Campos, S. P. (10 de diciembre de 2017). Moralidad, veracidad y colaboración en el proceso: Incidencia del pensamiento de Couture en el proceso civil contemporáneo. Recuperado el 5 de marzo de 2016, de http://revistas.pucp.edu.pe/derechoprocesal: http://revistas.pucp.edu.pe/derechoprocesal

Grados, G. A. (2007). Derecho procesal civil. Perú: Fondo Editorial de la Escuela de Altos Estudios Jurídicos EGACAL.

Jordano Fraga, F. (1997). La legitimación pasiva en el ejercicio judicial de la acción subrogatoria (art. 1111 CC). Anuario de Derecho Civil, 50(II), 501-629.

López, C. A. (2017). Tratamiento procesal del litisconsorcio necesario. IUS ET VERITAS, 12(24), 64-82.

Millán, M. D. (1997). Litisconsorcio necesario: concepto y tratamiento procesal. España: Editorial Bosch, S.A.

Monroy, C. D. (2013). La Preconfiguración del contrato: una propuesta de definición de las reglas predeterminadas en el derecho de contratos. Revista de Derecho Privado, (25), 109-147.

Pérez, M. F. (2007). El litisconsorcio en el proceso civil. Madrid: La Ley.

Pérez, M. F. (2007). El litisconsorcio en el proceso civil. . Madrid: La Ley.

Pérez, M. F. (2007). El litisconsorcio en el proceso civil. La Ley. Madrid: La Ley.

Rocco, U. (1983). Tratado de Derecho Procesal Civiil. 2da. reimpresión inalterada. Bogota: Temis.

Seguel, A. R. (1998). El litisconsorcio necesario en el derecho procesal chileno. Doctrina y Jurisprudencia. . Revista Chilena de Derecho, , 387-422.

Velasco, Á. T. (2015). Excepción de Prescripción y Litisconsorcio. Derecho & Sociedad, (38), 126-131.

 

 

 

 

 

 

 

 

[1] Grados indica que PRIETO CASTRO se refiere al litisconsorcio como la presencia en el mismo procedimiento de varias personas en la posición de actores (litisconsorcio activo) o de demandados (litisconsorcio pasivo), o de los actores de un lado y de los demandados del otro (litisconsorcio mixto). CARNELUTTI define el litisconsorcio como el instituto que permite la existencia de más de una persona actuando en forma conjunta, en calidad de parte activa o pasiva en una relación procesal, por existir entre ellas un vínculo que las conecta, el mismo que puede ser de naturaleza absolutamente variada como ser integrante de la relación material, tener el mismo interés en la decisión que recaerá en el proceso,

tener un interés indirecto, o incluso uno que en el fondo es opuesto, pero que para

efectos prácticos autoriza una actuación conjunta con el de alguna de las partes. (Grados, 2007, pág. 71)

[2] Al respecto López indica que “cuando existe una relación sustancial única a varios sujetos y la  declaración jurisdiccional de la misma sólo puede ser efectuada con eficacia, cuando todos ellos están presentes en el proceso, ya que de otro modo faltaría uno de los presupuestos esenciales del proceso y éste, se habría desarrollado, por tanto, defectuosamente”  (López, 2017, pág. 64)

[3] Española, R. A. (1981). Diccionario de la lengua española. Espasa-Calpe.

[4] El artículo 93 del C. G. P. establece que el demandante podrá corregir, aclarar o reformar la demanda en cualquier momento, desde su presentación y hasta antes del señalamiento de la audiencia inicial, pero aclara que solo es procedente en los casos que se enumeran en el mismo artículo, esta reforma procede por una sola vez.  El numeral primero del citado artículo indica que procede cuando se presenta una “alteración de las partes en el proceso, o de las pretensiones o de los hechos en que ellas se fundamenten, o se pidan o alleguen nuevas pruebas.” Pero deja en claro en el numeral segundo que no se podrá sustituir a la totalidad de las personas demandantes o demandadas ni todas las pretensiones formuladas en la demanda, aunque deja la posibilidad de prescindir de algunas o incluir nuevas.

[5] El  diccionario de la Real Academia de la lengua define la palabra necesario como: 1. adj. Dicho de una persona o una cosa: Que hace falta indispensablemente para algo. 2. adj. Que forzosa o inevitablemente ha de ser o suceder. 3. adj. Que se hace y ejecuta obligado por otra cosa, como opuesto a voluntario y espontáneo. 4. adj. Dicho de una causa: Que obra sin libertad y por determinación de su naturaleza. 5. adj. Der. En el derecho antiguo, dicho de un heredero, especialmente cuando era esclavo o siervo del testador: Obligado a aceptar la herencia. 6. f. letrina (‖ retrete). 7. adv. desus. Por necesidad, necesariamente.

[6] Corte Constitucional, acción de tutela con referencia: expediente T-2.097.348.

 

[7] Corte Constitucional, sentencia T-512/07.

[8] Henao Carrasquilla, Oscar, Código General del Proceso, Bogotá, Uniacademía Leyer,  2016, pág. 35.

[9] Corte Suprema de Justicia, sala de casación civil,  Magistrado Ponente: Doctor Héctor Marín Naranjo, Santafé de Bogotá Distrito Capital, quince (15) de septiembre de mil novecientos noventa y cinco (1995). Rad.- Expediente No. 4271.

[10] Consejo de Estado de fecha diciembre 7 de 2005

Compartir este post

Repost 0
Published by Fundacion Samsara 3183187245 3142009650
Comenta este artículo

Comentarios

Samsara Fundacion

  • : El blog de LA FUNDACION SAMSARA
  • El blog de LA FUNDACION SAMSARA
  • : ARTE Y CULTURA AL SERVICIO DEL PLANETA
  • Contacto

Enlaces