Overblog Seguir este blog
Edit post Administration Create my blog
23 agosto 2017 3 23 /08 /agosto /2017 02:16

LA DESINTEGRACIÓN DEL LITIS CONSORCIO NECESARIO EN EL PROCESO CIVIL

Autor. Diego Orlando Bernal Sánchez

Artículo de reflexión.

Abogado egresado de la Universidad Nacional de Colombia sede Bogotá, con especialización en Filosofía del Derecho y Teoría Jurídica, de la Facultad de Filosofía de la Universidad Libre de Bogotá,  candidato a Magister  en Filosofía del Derecho y Teoría Jurídica en la Facultad de Filosofía de la Universidad Libre de Bogotá,  tercer puesto en el Segundo Concurso Iberoamericano y Cuarto Nacional de Escritos Jurídicos de UNIACEDEMIA Y LEYER 2016. Libros publicados: DEMOCRACIA y democracia, POLITICA y politiquería, al igual que varios ensayos y artículos en diferentes revistas.

 

 

 

LA DESINTEGRACIÓN DEL LITIS CONSORCIO NECESARIO EN EL PROCESO CIVIL.

Resumen

En este artículo se reflexiona sobre el problema jurídico que se deriva de la desintegración del litis consorcio necesario, al igual que las implicaciones jurídicas, cuando se encuentra estructurada la litis dentro del proceso civil.  

La separación o rompimiento del litis consorcio necesario, deriva del hecho generado por uno o varios de sus integrantes, al manifestar su voluntad de abandonar el proceso, constituye un hecho que genera consecuencias jurídicas, debido a la disposición de los derechos litigiosos que ejecutan quienes se apartan de la litis. Esta situación afecta a la parte que toma la determinación de excluirse de la demanda, al igual que a los otros componentes del litis consorcio necesario.

Lo anterior permite dimensionar la importancia del Tema, debido a que en el código general del proceso se observa un vacío sobre la forma como se debe interpretar esta desintegración del litis consorcio necesario, en especial cuando la ruptura se registra en el desarrollo de la primera audiencia.

Palabras claves. Litis consorcio necesario, desistimiento, renuncia a las pretensiones.    

Summary: 

This article reflects studies the legal problem that is derived resulting from the disintegration of the litis Consortium needed as the implications legal, the way must be resolved, When is the dispute within the civil process structured.

The separation or breaking of the litis Consortium necessary, derived from the made generated by one or several of its members, express your desire to abandon the process, is a fact which generates legal consequences, is a fact that generates consequences legal, due to the disposal of them rights litigation that running who is away of the litis. This situation affects the part taken by definition excluded from the demand. It previous allows you to measure the importance of the subject. Since in the code general of the process is observed a vacuum on the form as is should interpret this disintegration of the litis Consortium needed, especially when rupture occurs in the development of the first hearing.

Keyword: Litis consortium necessary, withdrawal, waiver of claims.  

Sumario: Resumen,    Introducción., 1. Consideración previa sobre el litis consorcio necesario en el proceso civil, 2. La desintegración del litis consorcio necesario frente al desistimiento de la demanda y la renuncia a las pretensiones de uno de los integrantes.  Conclusiones. Bibliografía.

Introducción.

La reflexión desarrollada en este trabajo, permite determinar las consecuencias derivadas de la ruptura del litis consorcio necesario, que se encuentra regulado en el artículos 61 del Código General del Proceso. El análisis desarrollado en este escrito, mediante un ejercicio hermenéutico, ilustra sobre los antecedentes judiciales y doctrinales que se relacionan con la desintegración del litis consorcio necesario. El artículo 61 indica las consecuencias que se generan al no integrar  esta clase de litis consorcio, pero deja sin determinar los efectos que se derivan de su ruptura. Por ello es que al revisar la norma, no es claro el proceder que se debe surtir en el caso de registrarse, el retiro de uno de alguno de los integrantes del litis consorcio necesario, quienes al decidir “retirarse” del proceso, generan unas consecuencias jurídicas, por ser esta clase de litis consorcio, de carácter obligatorio, dado que se trata de un imperativo legal, siendo su desintegración un obstáculo para que el juez dicte la correspondiente sentencia.

El artículo 61 indica que los actos mediante los cuales se dispone del derecho, cuando son ejecutados por uno de los integrantes del litis consorcio necesario, solo serán eficaces si emanan de todos. Esto lleva a considerar la forma como se puede resolver la disposición que hace del derecho, aquel integrante del litis consorcio necesario que manifiesta su voluntad de apartarse del proceso.

Frente a una situación donde los demás integrantes del litis consorcio necesario acepten o simplemente guarden silencio respecto a esa manifestación, surgen las siguientes preguntas: ¿Es procedente que el juez se niegue a acceder a esa ruptura o fractura del vínculo procesal?,   ¿Puede considerar el juez que el silencio de los demás integrantes del litis consorcio necesario, se debe considerar una aceptación tácita de la disposición del derecho? ¿La aceptación del retiro de un integrante de esta clase de litis consorcio, se debe considerar como un desistimiento de la demanda y la renuncia de las pretensiones?

Partiendo de estos interrogantes, se analiza el problema a la luz de las consideraciones de las altas corporaciones, con el fin de presentar una solución derivada del ejercicio hermenéutico que se realiza en esta particular situación.

1. Consideración previa sobre el litis consorcio necesario en el proceso civil.

El proceso civil, en su dimensión estrictamente formal, requiere de dos posiciones o posturas,  constituyendo dos partes que se encuentran en posiciones contrarias, de acuerdo a sus intereses. (Pérez M. F., 2007) En estos dos extremos, se puede presentar la pluralidad de sujetos que integran el litis consorcio, el cual puede ser necesario, cuasi necesario o facultativo.

Al estudiar el litis consorcio necesario, se debe considerar que lo esencial es la identidad absoluta del objeto del litigio, el cual es uniforme para las partes que acuden al proceso, por esta razón, surge la necesidad de integrar ese extremo litigioso, siendo necesaria la participación de todos los integrantes, debido a que no se puede fraccionar la disposición del derecho. En este aspecto surge el concepto de la pretensión, término que introduce CARNELUTTI, citado por Grados, (Grados, 2007, pág. 14) al definir el modo como se ejerce el poder jurídico, indicando que el proceso civil implica efectuar la justa composición de la litis, lo que refleja un conflicto intersubjetivo de intereses, que constituye el elemento material, determinado por la existencia de las pretensiones de los integrantes de un extremo litigioso, que a su vez son contradichos por el otro extremo litigioso, lo que constituye el elemento formal. Por ello es que la pretensión de obtener una sentencia, se debe considerar como la declaración de voluntad, que exige la subordinación del interés ajeno al interés propio, pero materializada en la orden que imparte la autoridad judicial competente.

La anterior situación lleva a Pérez, a considerar que al producirse una sentencia sin la debida integración del litis consorcio necesario, esta decisión es ineficaz, debido a que no produce los efectos jurídicos que se derivan de la misma, por estar afectada de un vicio, lo que no permite aplicarla a todas las partes que integran ese extremo litigioso, ya que siendo un imperativo legal, se debe estructurar el mismo en debida forma.  (Pérez M. F., 2007, pág. 87)

En Colombia el litis consorcio necesario está regulado por el artículo 61 del Código General del Proceso, que indica la necesidad de integrar el contradictorio, esta situación deja en claro la existencia de una obligación legal para la parte integrada por una pluralidad de sujetos, quienes deben acudir al proceso en su totalidad. Esto se debe a la naturaleza del proceso o por autoridad de la ley.

La importancia de estructurar esta institución procesal, es decir el hecho de integrar el litis consorcio necesario cuando concurre una pluralidad de personas o de pretensiones en un proceso. Se debe al principio de economía procesal, al igual que el derecho a la defensa, con el fin de evitar que se produzcan fallos contradictorios. Al considerar que el artículo 61 citado, define su condición de perentorio, implica que su integración sea un requisito esencial en la estructuración de un extremo i litigioso. El hecho de estar frente a un litigio que se debe resolver de manera uniforme, genera la obligación de lograr la comparecencia de todos los integrantes del extremo litigioso, con el fin de que se constituyan como parte dentro del proceso.[1]

La integración de esta clase de litis, radica en las consecuencias jurídicas que se derivan de la ausencia o inasistencia de alguno de los integrantes del litis consorcio necesario, debido a su carácter de indispensables, pues en esta modalidad de litis consorcio, todas las partes que integran el extremo litigioso son necesarias, por lo que deben estar presentes dentro del proceso, ya sea como parte demandante o demandada. La participación de todos los sujetos que tienen en común una determinada relación o derecho litigioso, impide resolver de manera uniforme en el caso donde falte la comparecencia o notificación de uno solo de los integrantes de ese extremo litigioso. Por esta razón, es fundamental la presencia de todos los integrantes del litis consorcio necesario, ya que siendo una pluralidad de sujetos,  se requiere su comparecencia para garantizar los derechos de defensa o de acción que tienen todos y cada uno de los integrantes de esta particular relación jurídica.

En Colombia la norma indica en forma clara, las situaciones donde se debe integrar el litis consorcio necesario. Señalando el artículo 61 citado que en el proceso que verse sobre relaciones o actos jurídicos donde su naturaleza o por disposición legal, se debe resolverse de manera uniforme, sin que sea posible decidir de fondo en los eventos donde no acuda al proceso, aquellas personas que son sujetos de esa clase especial de relaciones jurídica, al igual que en los eventos donde debe comparecer por haber intervinieron en los actos que dan lugar al proceso, como sería el caso de la unión temporal. Por esta razón es que la demanda se debe formular por todas las partes que integran ese extremo litigioso, al igual que también se debe dirigir en contra todos los que  integren el extremo demandado, siempre se tengan una relación jurídica que impida demandar a algunos de los integrantes de ese extremo procesal, ya que por tratarse de un litis consorcio  necesario, es indispensable que comparezcan todos al proceso. En el evento de no realizar la estructuración de ese extremo litigioso, el juez debe proferir el auto mediante el cual que admite la demanda, ordenando notificar y dar traslado dela misma a quienes falten para integrar el contradictorio. La norma deja en claro que en el evento de no haberse ordenado el traslado al momento de admitir la demanda, el juez debe citar a las personas que por ley deben integrar el contradictorio, ya sea de oficio o a petición de parte, pues mientras no se dicte sentencia de primera instancia, es posible estructurar esta parte de la litis, por lo que se concederá a los citados el mismo término para que comparezcan y puedan ejercer su derecho a la defensa.

La misma norma indica que en el caso que alguno de los convocados solicita pruebas en el escrito de intervención, el juez resolverá sobre ellas y si las decreta fijará audiencia para practicarlas. Estas pruebas afectan a todos los integrantes del litis consorcio necesario, al igual que los recursos, como sucede en general con todas las actuaciones de cada litisconsorte, que puedan favorecer a los demás. En este punto en la norma se indica que los actos que impliquen la disposición del derecho en litigio, para que tengan eficacia deben emanar de todos los integrantes del litis consorcio necesario.  En este sentido se deja en claro que al establecerse que alguno de los litisconsortes necesarios, no figure en la demanda, se debe ordenar su vinculación.

El vacío que se advierte se registra cuando se desintegra el litis consorcio necesario, debido a una acción voluntaria de uno de sus integrantes, ya que una forma de desintegrarse, puede ser por la muerte de uno de los integrantes de esta clase de litisconsorcio, evento en el cual, los herederos de éste, se deben hacer parte dentro del proceso, al igual que en el evento de la quiebra o intervención del estado a uno de los integrantes del litis consorcio necesario, acontecimiento donde se debe continuar el proceso con aquellos que sean facultados para continuar con la acción civil. En este sentido, es necesario indicar que en Colombia se consideran tres clases de litis consorcios, siendo una división que establece la norma, buscando brindar mayor claridad sobre los efectos de la disposición de los derechos litigiosos, debido a que los efectos jurídicos de una sentencia, son diferentes en cada una de las tres clases de litis consorcio.

Lo anterior hace indispensable que se diferencie la forma como se acude al proceso, tal como se encuentra presente en diversas legislaciones, por ejemplo, en España la doctrina considera que el criterio que sirve de base para clasificar las diferentes clases de litis consorcio, gira en torno a dos ideas esenciales. La posición o postura procesal y la exigencia que sobre este aspecto hace la ley.  Determinando tres clases de litis, el activo, el pasivo y el mixto. (Pérez M. F., El litisconsorcio en el proceso civil., 2007, págs. 77-79).

La naturaleza de la relación jurídica de carácter sustancial que implica la estructuración de esta clase de litis consorcio, al igual que las consecuencias que se derivan de los efectos que surgen del pronunciamiento de fondo que hace el juez, debido a que tiene un alcance para todas las personas que se relacionan con el derecho que se encuentra en litigio, hace indispensable considerar los siguientes aspecto fundamentales, tal como lo relaciona López, al indicar que: existe una extensión de los efectos de la sentencia a terceros; situación que se deriva de la naturaleza de la relación jurídico sustancial, por ello es que ante la imposibilidad jurídica de llegar a pronunciarse de fondo el juez, pero sin la integración en debida forma del extremo litigioso, resulta imposible que se cumpla la sentencia, por no estar integrado en debida forma el litisconsorte necesario. (López, 2017)

En el derecho chileno,  no se encuentra una referencia expresa al término litis consorcio, debido a que la norma habla de pluralidad de acciones o de partes, tal como lo establece el Titulo III, del Libro primero del código de procedimiento civil.  (Seguel, 1998).   

Las partes que integran la pluralidad de sujetos que hacen parte del litis consorcio necesario, pueden ser personas naturales, personas  jurídicas, o de las dos clases de personas. El artículo 61 del C. G. P. indica que al existir varios demandados integrando la pluralidad de sujetos que hacen parte de un extremo litigioso, se deben considerar como una sola parte al momento de estructurar la relación jurídica procesal, este hecho obedece al propósito de lograr la integración válida de los sujetos procesales, por ser una situación esencial al momento de promulgar la sentencia, debido a que esta debe ser única, es decir que su contenido es idéntico para la pluralidad de las partes que integran la relación jurídica procesal en el caso del litis consorcio necesario.

El sustento de la anterior afirmación,  es una consecuencia de la unicidad que existe entre las partes que integran el extremo litigioso o contractual, dado que esta relación no se puede modificar por voluntad de las partes, pues de hacerlo alguno de los integrantes, estaría disponiendo del derecho en litigio, lo que  necesariamente, afecta en forma conjunta a los demás sujetos que integran el litis consorcio necesario. Al respecto se debe considerar que la norma obliga a su integración y no a que se fraccione, debido a su carácter perentorio. (Millán, 1997)

El hecho de ser perentoria la obligación de integrar el litis consorcio necesario, crea un obstáculo para el trámite del proceso sin que se logre su estructuración, ya que el juez no tiene la facultad de desatar el proceso en el evento de no estar integrado el litis consorcio necesario.

En el caso que el juez se pronuncie de fondo,  la decisión tendría alcance sobre la totalidad de la relación procesal, pero esa decisión no produce los efectos esperados, debido a que se registra la falta de la intervención de alguno o algunos de los que se encuentran unidos por el vínculo legal, esta situación se deriva del carácter esencial que tiene en el proceso, la estructuración del litis consorcio necesario. Por ello es indispensable integrar ese extremo litigioso. La norma ordena su integración o constitución, constituyendo un deber procesal que le permite al juez pronunciarse de fondo, si lo cumple. 

Frente a  la necesidad de integrar esta clase de litis, Velasco indica que La aceptación de una excepción de prescripción extintiva por parte del juez en un proceso donde hay un demandante y un demandado implica el término del mismo al haber finalizado el plazo para poder realizar la acción. Ello no es igual en los casos donde existe una pluralidad de demandados, pues muchas veces la excepción no aplica para todos y, por tanto, las consecuencias varían dependiendo del sujeto. (Velasco, 2015, pág. 126)

El objeto que se persigue con la integración del litis consorcio necesario, responde al hecho de encontrar que la demanda debe incluir a la totalidad de los sujetos que se encuentran estrechamente relacionados con la litis y la disposición del derecho, ya que esta situación jurídica se deriva del nexo contractual o civil que existe entre las partes que se vinculan a un determinado derecho, con el fin de evitar que los efectos de la sentencia afecten en forma directa y perjudicial a alguna o algunas personas que no han sido citadas dentro del proceso, pues de no citarlas, se produce una violación a sus derechos fundamentales, como son el derecho al debido proceso, el derecho a la defensa y el derecho al acceso a la administración de justicia. En la práctica se cierra la oportunidad de ser escuchados dentro del proceso, lo que va en contra de la esencia del mismo, que busca lograr la comparecencia de todos, ya que al hacerlo se puede ejercer la defensa. Se debe tener en cuenta que un pronunciamiento contradictorio sobre el mismo asunto puede surgir del hecho de no lograr la integración del litis consorcio necesario, pues queda abierta la posibilidad para que el ausente, pueda accionar, pero en el evento de surtir los efectos que se derivan de la cosa juzgada, la parte que no es convocada al ver negado su derecho constitucional de acceso a la justicia, al igual que su derecho a ejercer la defensa por violarse el debido proceso, puede solicitar la nulidad de la actuación. Por ello, es que en el litisconsorcio necesario, al existir una relación sustancial única que involucra a todos, la ley no se limita a autorizar su conformación, debido a que obliga a estructurar ese extremo, al exigir la presencia de todos los integrantes del litis consorcio necesario, pues en esta forma se garantiza que la pretensión sea válidamente propuesta, al ser formulada por todos los sujetos integrantes de ese extremo del litigio. Es decir aquellos que se encuentra legitimados para actuar dentro del proceso, al respecto Bringas, indica que la legitimación constituye la capacidad para ser parte en concreto, por lo cual ha de determinarse en cada proceso en específico. (Bringas, 2017, pág. 299)

El hecho de estar frente a una situación jurídica que requiera la legitimación en forma conjunta, implica que tan solo de manera conjunta se puede decidir sobre el asunto, tal como se establece en las normas procesales, por ello es que se establece ese deber, al igual que la necesidad de lograr la plena participación de todos los integrantes del extremo litigioso, con el fin de poder influir positivamente en la resolución que se dicte. Por eta razón es claro que al pretender la constitución, la modificación o la extinción de un derecho que corresponde a varios, es indispensable que todos deben estar vinculados en el proceso, incluso  desde su inicio, con el fin de lograr que la resolución que resuelve la litis, se adecue a las condiciones que implica la eficacia e imparcialidad que establece el ordenamiento jurídico.[2]

En Colombia, el litisconsorte es toda persona que litiga una misma causa por tener idéntico interés a otras personas que conforman, en asocio, una sola parte. Esta situación se puede observar en la unión de hecho, en la unión temporal o en el consorcio, que es definido por la Real Academia de la Lengua, como la “participación y comunicación de una misma suerte con una o varias personas”[3],  es claro que el litis consorte es la unidad de intereses que tienen los integrantes de un extremo de la litis, por ello es que para el caso del consorcio, al igual que en la unión temporal, se establece que opera el litis consorcio necesario, debido a que se trata de una situación jurídica que se adecua a la calificación que hace el legislador, al considerar que es necesaria su estructuración, pues se deriva de una situación en la que  el carácter tal de unidad, que no pueda existir frente a uno de los distintos sujetos sin tener que existir necesariamente también frente a los otros, porque por su misma estructura se presenta como única e indivisible. (Rocco, 1983, pág. 120).  

La integración de esta clase de litis consorcio, debido a ser imperativa, lleva a realizar el estudio de las consecuencias que se derivan en el evento de presentarse la desintegración del mismo, pues debido a que es obligatoria su estructuración, en el caso de presentarse una ruptura voluntaria del mismo, se generan las consecuencias jurídicas que son propias al abandono del proceso, al igual que existe una disposición del derecho litigioso, la que realiza una de las partes que integran ese extremo litigioso. En este caso es necesario analizar si existe consentimiento de los otros integrantes, o si el hecho de guardar silencio se debe interpretar como una aceptación tácita de la disposición del derecho litigioso.

 

 

Compartir este post

Repost 0
Published by Fundacion Samsara 3183187245 3142009650
Comenta este artículo

Comentarios

Samsara Fundacion

  • : El blog de LA FUNDACION SAMSARA
  • El blog de LA FUNDACION SAMSARA
  • : ARTE Y CULTURA AL SERVICIO DEL PLANETA
  • Contacto

Enlaces